margaritas a los cerdos

Inicio > Historias > Qué es esa voz, mon dieu

Qué es esa voz, mon dieu

Despierte, le habla la ideología ilustrada!! Tiene usted que ver esto inmediatamente: qué invento!! A qué es bonito ... pues ahora viene lo mejor. Vaya por detrás. Encontrará un largo cordón a la espalda del aparato con dos cuernos que deberá encajar en respectivos agujeros en la pared que conservan exactamente la misma distancia entre ellos que entre aquellos. Siéntese y observe: tiene delante una pantalla negra con un botón debajo. Púlselo. Ahora está usted asustado y rodeado por ondas hertzianas. Antes de nada debe usted mantenerse a una distancia crítica de al menos dos metros, esta experiencia podría ser dañina para sus varias retinas. Lo sé, sé todo esto que me cuenta, pero debe mantener la calma y confiar en mí. Se acabó: el paso del mito al logos, le acabo de enseñar la luz. You're beggining to see the light. Pero déjeme ir al grano, déjemele a usted describir la situación, que está tan alucinado que hasta el lenguaje le faltará. Un sinfín imposible de colores y formas cambian a la velocidad con que cambiaría la realidad si uno la observara con un marco entre las manos y la observara (claro) de la misma manera atenta. Ahora concéntrese. Aquello que ve y aquello que escucha guardan una cuidada sintonía. Hasta los labios parecen pronunciar ellos mismos las palabras que poco a poco va usted distinguiendo. Hasta parece que esos mismos labios, ese mismo rostro, estuviera presente en el salón de su casa. Ahora, minutos después de la primera experiencia, ya parece que puede usted escuchar los sonidos del aparato como si fueran los que naturalmente surgieran de todas las fuentes a las que alude: labios humanos, ruidos mecánicos, música de instrumentos,... Ahora es tiempo de percibir más calmadamente que aquello que es lanzado contra su rostro y contra el resto de su salón en forma de luces, es un rostro de un anciano. Es un anciano feo. El sonido no debe estar suficientemente perfeccionado porque casi no es capaz usted de percibir todas las palabras que aquel rostro parece decir. Diría usted que las palabras se amontonan unas sobre el final de las anteriores. De pronto el milagro: nítidamente en medio del surrealismo escucha dos frases: "a decisión de suspender a comisión do Prestige foi correctamente tomada" y "en ningunha parte do mundo dan xogo as comisións de investigación".

Vaya... hagamos una cosa, siga usted durmiendo, que aún tenemos mucho que trabajar en el invento. Ya le despertaré. Le prometo despertarle a usted cuando lo tengamos mejorado, siga durmiendo.

2004-12-11 a las 01:00 | ElDa | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://elda.blogalia.com//trackbacks/24196

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.133.152 (b2e2ca339a)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?





  

Archivos

<Junio 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Documentos


Blogalia

Blogalia


© 2002 ElDa